¿Por Qué me Duelen mis Pechos Cuando Amamanto? ¡Cómo Evitarlo!

Por Qué me Duelen mis Pechos Cuando Amamanto

Por Qué me Duelen mis Pechos Cuando Amamanto

Causas del dolor cuando amantas a tu bebé

¿Tiene problemas para amamantar a su recién nacido? Las recomendaciones que te brindaremos le proporcionarán soluciones a los problemas de lactancia más comunes durante su inicio de maternidad.

Más de un tercio de las madres que amamantan sufren en las primeras semanas después del nacimiento. Los le pezones duelen y la lactancia materna puede convertirse en una pesadilla.

El dolor durante la lactancia son principalmente causadas por dolor en los pezones sensibles, en especial cuando la leche toma un tiempo alrededor de dos a cuatro días después del nacimiento.

Su bebé querrá amamantar cada pocas horas, lo que puede empeorar rápidamente el problema. Algunas madres reportan pezones agrietados o sangrantes o ampollas en los pezones.

Es bueno que las madres entiendan que es un cuento de hadas cuando dicen que el proceso de amamantamiento duele, puede convertirse en una experiencia no muy agradable para la madre y el niño, si dejas el seno tenso y con los dientes del niño o niña apretados.

Las principales causas del dolor al amamantar

Una técnica de aplicación desfavorable

El dolor suele ser causado por errores de apareamiento que hacen que el pezón no penetre lo suficiente en la boca del niño. Debido al vacío, así como a la fricción y contusión en la boca del niño, el tejido del pezón está demasiado cargado y lesionado.

Te Recomiendo Leer También  Ejercicios Para Aumentar el Busto Rápidamente en Casa

Una posición de lactancia desfavorable

Una posición incómoda durante la lactancia o una distancia excesivamente grande entre la madre y el niño también pueden hacer que el pezón esté demasiado hacia adelante en la boca del bebé cuando lo amamantan.

Características especiales en la boca del bebé

Las características más raras son las características en la boca del bebé, como la lengua o cinta labial demasiado cortas, un paladar especial o una articulación temporomandibular dislocada y la causa de la carga incorrecta en los pezones.

Una técnica de succión incorrecta

Algunos bebés también han aprendido una técnica de succión falsa porque primero fueron alimentados con el biberón y ahora agarran el seno con el pezón y lo vacían con la misma técnica que beben del biberón.

Infección del pezón

En los pezones adoloridos, las bacterias pueden penetrar más fácilmente porque la barrera protectora natural de la piel se destruye en el área de la herida.

Además, la secreción de la herida proporciona un buen ambiente de cultivo para los patógenos invasores. Las infecciones por hongos a menudo se desarrollan solo después de un período de lactancia sin dolor y sin lesiones previas en el pezón.

¿Cómo evitar el dolor en los senos cuando amamantas?

Verifique cómo su bebé toca su pezón. La causa más probable de dolor durante la lactancia es que su bebé no está agarrando adecuadamente el pezón.

Te Recomiendo Leer También  Cómo Aumentar el Busto con Clara de Huevo y otras Máscaras

Su recién nacido se debe amamantar con una gran parte de la areola inferior (la piel oscura alrededor de su pezón) en la boca, con su pezón toca su paladar y queda suavemente encerrado por su lengua desde abajo.

Consulte a su especialista de lactancia para asegurarse de que la boca y el cuerpo de su bebé estén colocados correctamente y que no haya otros problemas que le puedan provocar el dolor. También puede examinar la cavidad bucal de su bebé para determinar si hay un problema orgánico.

Pruebe diferentes posiciones de lactancia materna. En una postura reclinada, cruzada, de espalda o acostada, se pueden aliviar las áreas más dolorosas de su pecho.

Después de amamantar, limpie cuidadosamente los pezones adoloridos con varias bolas de algodón humedecidas con agua para eliminar cualquier residuo que pueda causar infección.

Deje que sus pezones se sequen al aire o frótelos con una gasa suave o un paño de franela muy limpios, ya que se favorecen las infecciones en condiciones húmedas. Use almohadillas desechables o lavables para absorber la pérdida de leche materna y recuerde cambiarlas regularmente.

Cuida tus pezones. Puede nutrir la piel adolorida, seca con una crema de lanolina pura o frotarla con unas gotas de leche materna; no es necesario lavar ambas antes de la próxima lactancia.

Te Recomiendo Leer También  Conoce Cómo Levantar Los Senos con Cinta

También puede intentar colocar almohadillas de hidrogel directamente desde el refrigerador. Estas almohadillas para pezones se enfrían, proporcionan un alivio inmediato del dolor en los pezones adoloridos y también crean condiciones de curación ideales.

Protege tus pezones. Un protector de pezón evita que la ropa roce contra las áreas doloridas.

Se paciente. Los pezones heridos generalmente se recuperan después de unos días, cuando su cuerpo se ha acostumbrado a amamantar y su bebé succiona de manera más eficiente.

Consulte a un profesional de la salud experto en lactancia si el dolor continúa persistiendo incluso después de unos días. Los pezones permanentemente doloridos pueden indicar una infección que necesita ser tratada con medicamentos.

Esperamos que esta información te sea de mucha utilidad.