¿Por Qué mi Esposo Quiere Tener Relaciones a Cada Rato? Respuestas

Por Qué mi Esposo Quiere Tener Relaciones a Cada Rato

Por Qué mi Esposo Quiere Tener Relaciones a Cada Rato

¿Por qué mi esposo piensa en tener relaciones sexuales siempre?

El sexo funciona exactamente de la misma manera para la mayoría de los hombres. En varias investigaciones que hemos realizado, parece que no hay una cantidad estándar de sexo que los hombres necesiten tener.

Las mujeres pensamos que el sexo es principalmente una necesidad física de un hombre, pero no lo es. Una de las necesidades emocionales más profundas de un hombre es sentir que su esposa lo desea.

En la investigación con hombres y mujeres, quedó muy claro que la mayoría de las mujeres (aunque ciertamente no todas) simplemente tienen un tipo de deseo diferente al de los hombres.

Tenemos que ser abordados de manera diferente. La mayoría de las mujeres simplemente no piensan en el sexo tan a menudo como lo hacen los hombres.

Pero miremos ese paralelo de “Te amo” por un momento. La investigación fue tan clara que los hombres aman a sus esposas, pero simplemente no piensan en decir palabras de amor con la frecuencia que una mujer quiera.

Sin embargo, esperamos con razón que los hombres tengan un propósito para desarrollar nuevos hábitos de mostrar amor. Esperamos con razón que aprendan cómo hacerlo y lo hagan con entusiasmo (en lugar de hacerlo por obligación), porque es tan importante emocionalmente para nosotras como mujeres.

Te Recomiendo Leer También  Soñar Que Mi Pareja Me Engaña con mi Amiga ¿Qué Significa Eso?

Pero para muchas mujeres, simplemente no nos damos cuenta de lo importante que es tener la determinación de desarrollar nuevos hábitos para demostrar el amor de nuestros esposos de esta manera; de aprender a hacerlo, y hacerlo con entusiasmo porque eso es importante emocionalmente para nuestros hombres.

¿Piensan las mujeres en el sexo como el hombre?

Algunas mujeres que simplemente no piensan en el sexo y corren el riesgo de estar demasiado cansadas por eso, han aprendido que una gran solución es programar citas sexuales.

Una de las mujeres que entrevistamos durante el estudio dijo que no importaba lo que sucediera en sus vidas y que otras veces podrían tener relaciones sexuales, ella y su esposo siempre tenían tiempo para intimar los domingos por la noche.

Aunque no encajaba con lo que presentan las películas, de caer en la cama de forma espontánea, descubrió que en el mundo real, esto era algo que “le hizo pensar en ello”, y llegó a amar de verdad ese momento juntos. ¡Y también su marido!

¿Puede el sexo ser una enfermedad en tu esposo?

La adicción al sexo es un trastorno que puede afectar seriamente la vida social y personal de las personas con la enfermedad.

Tu esposo sueña con hacerte el amor … por segunda vez en el día. Pero no lo quieres en absoluto. Y por una buena razón, ¡ya es la sexta vez desde el comienzo de la semana! No te preocupes, las diferencias de libido son normales dentro de la pareja.

“En los hombres, el deseo se siente como una tensión que solo la eyaculación puede apaciguar. Por el lado de las mujeres, se siente menos como tal.

Te Recomiendo Leer También  Mi Pareja Tiene Depresión ¿Qué Puedo Hacer?

Como resultado, es más variable y aumenta o disminuye según las circunstancias y las emociones “. Como resultado, los hombres y las mujeres no tienen los mismos deseos en la cama, lo que a veces resulta en conflicto.

¿Cómo podemos cambiar la frecuencia para tener relaciones?

En algunas parejas, de hecho, la frecuencia de las relaciones sexuales define el capital de felicidad de su historia. El problema es que las parejas rara vez están de acuerdo en este tipo de frecuencia que desea uno o el otro. En sexología, consideramos que una relación es normal cuando se satisfacen a ambas partes.

No importa con qué frecuencia tengas relaciones sexuales. Es erróneo pensar que siempre es el hombre el que procura tener relaciones más que la mujer, depende, por supuesto, de la edad, entre otros factores.

El objetivo es llegar a un medio feliz, que puede llenar a los dos socios, sin que uno de ellos se sienta frustrado o acosado.

¿Cómo pueden manejar este problema en pareja?

No tome este problema de la libido a la ligera porque la culpa puede romper a una pareja. En la terapia sexual, se recomienda a cada una de las dos partes dar un paso hacia la otra.

En el momento del acto, es esencial saber si el otro está bien dispuesto sin imponerle presiones morales o físicas. Se ha observado que, por el lado de las mujeres, el rechazo a veces es un medio para castigar o transmitir un mensaje a su esposo.

Esto viene del hecho de que su sexualidad es doble. Al igual que los hombres, se vuelven hacia su propio deseo, pero también se vuelven hacia el de su pareja.

Te Recomiendo Leer También  ¿Por Qué Siento que mi Pareja no me Quiere? Descubra las Respuesta

Cuando una mujer no se siente lo suficientemente deseada, ya no responde a los deseos de su pareja porque considera que él no ha hecho nada para merecerlo.

Es por eso que deben tomar las recomendaciones que siguen a continuación para mantener un matrimonio fuerte y saludable durante años.

El diálogo es la salida al problema

Nunca podemos reemplazar el sexo por otra actividad, pero si podemos a través del diálogo cambiar y solucionar las diferencias entre parejas. Porque en una pareja, hacer el amor es un acto de complicidad e intimidad … incluso si no lo es todo.

Según los estudios, si la comunicación y los intercambios son malos en una pareja cuya sexualidad es pobre, es más probable que las parejas se separen. Mientras que en una pareja que se comunica mucho, las parejas pueden permanecer juntas y ser felices sin sexo. Un importante eje de la felicidad para no ser descuidado.

Es por esto que te recomendamos conversar con tu pareja sobre el tema, y que puedan llegar a un acuerdo sobre este caso, sin causar daños emocionales. Si conversas con tu pareja de manera pacífica y sin irritación te puedo asegurar que las cosas van a mejorar dramáticamente.

Lleguen a un acuerdo y sean muy felices, ya que esa es la razón principal del matrimonio que tienen.