Tomar Alcohol Baja las Defensas – Te Explicamos el Por Qué

Tomar Alcohol Baja las Defensas

Tomar Alcohol Baja las Defensas

El alcohol baja las defensas

El exceso de alcohol es malo para el sistema inmunológico: el alcohol que pasa a través de la sangre y, por lo tanto, en todo el cuerpo, aumenta la producción de metabolitos que debilitan el sistema inmunológico y lo hacen menos resistente frente a las enfermedades.

El consumo excesivo de alcohol tiene efectos catastróficos en la salud física y mental. Aparte de la adicción que puede existir, el consumo de alcohol también es un intercambio convivial o ritual en muchas culturas.

En 2004, se estimó que causó aproximadamente 2,25 millones de muertes prematuras y el 4,5% de la carga mundial de la enfermedad, incluso teniendo en cuenta los efectos protectores del consumo. Alcohol “bajo” a “moderado”.

Las personas que se lesionan cuando han consumido cierta cantidad de alcohol no cicatrizan a misma velocidad que una persona que no consuma.

Además, el consumo excesivo de alcohol reduce la ingesta de buenos nutrientes y vitaminas en el cuerpo, por un lado, porque el alcohol impide su absorción por los tejidos, por otro lado porque el bebedor excesivo tiene a menudo, una dieta desequilibrada y se relaciona directamente con su consumo excesivo de alcohol.

Estudios que confirman que el consumir alcohol baja las defensas

Según un estudio reciente de EE. UU., Demasiado alcohol podría afectar el sistema inmunológico. Los entusiastas de la bebida serían más vulnerables a las infecciones virales, como el VIH, por ejemplo.

De acuerdo con los resultados realizado en varios estudios, estas cantidades excesivas de alcohol también afectarían el sistema inmunológico y harían al bebedor mucho más vulnerable a las infecciones virales.

Para llegar a tal conclusión, los científicos han expuesto los monocitos, células que intervienen en las líneas de defensa del cuerpo, a sustancias químicas que imitan virus y bacterias.

Te Recomiendo Leer También  ¿Beber Alcohol Antes de una Operación? ¡Mucho Cuidado!

Además, la mitad de estos glóbulos blancos también han estado expuestos a niveles de alcohol que generalmente se ven en la sangre de las personas después de beber entre cuatro y cinco tragos al día durante una semana entera.

Luego, los científicos observaron que las células “alcohólicas”, una vez expuestas a los virus, producían solo una cuarta parte de la cantidad de interferón-1 que generalmente producen los monocitos.

Los interferones tienen un papel decisivo, es la primera respuesta a cualquier infección viral, no hay eliminación viral sin ellos. Durante la prueba, las células mostraron una capacidad mucho menor para luchar contra los virus.

Pero en el lado bacteriano, el diagnóstico resultó ser aún más grave. Expuestos a sustancias que imitan a las bacterias, los monocitos “alcohólicos” mostraron una doble alteración: no solo una disminución en la cantidad de interferones sino también un fuerte aumento de otra sustancia llamada factor de necrosis tumoral.

Sin embargo, si esta molécula es importante en la respuesta inmune, cuando se produce en exceso, puede dañar gravemente los tejidos.

También confirman estudios previos que han demostrado que el sistema inmunitario de los bebedores puede estar menos alerta contra el desarrollo del cáncer.

Razones que justifican según el científico para alertar a los bebedores de este riesgo potencial. Ahora, el equipo espera concentrarse en la vacunación contra la influenza y ver si el alcohol también afecta su efectividad.

El alcohol baja los glóbulos blancos

El alcohol aumenta el riesgo de infecciones hospitalarias, incluidas aquellas en el sitio quirúrgico. Las personas con infecciones en el sitio quirúrgico son hospitalizadas el doble de tiempo, tienen una mayor tasa de reingreso y tienen el doble de probabilidades de morir.

Otro estudio mostró que la exposición al alcohol reduce la cantidad de macrófagos, que son glóbulos blancos que destruyen las bacterias y los desechos; previene la producción de una proteína (MIP-1α) que recluta macrófagos en el sitio de la lesión; y reduce los niveles de otro componente del sistema inmune, la catelicidina péptido antimicrobiano, que mata a las bacterias y recluta macrófagos y otras células del sistema inmune en el sitio de la herida.

Te Recomiendo Leer También  ¿Puedo Tomar Alcohol Si Tengo Diarrea? Aquí Te Lo Decimos

En resumen, es probable que estos efectos retrasen el cierre de la herida y aumenten la gravedad de la infección observada en los adictos al alcohol , concluyeron los investigadores.

Efectos del alcohol en la salud

El consumo de alcohol tiene efectos a largo y corto plazo, que resultan en la salud mental y el estilo de vida anormales de una persona.

Efectos a corto plazo del alcohol en la salud

Los efectos a corto plazo se basan en la cantidad de alcohol absorbido y la composición metabolizante del fuselaje.

Los efectos comunes a corto plazo son:

Patrones de sueño anormales: el alcohol afecta la calidad del sueño y el ciclo del sueño, lo que resulta en fatiga y lentitud.

Envenenamiento por alcohol: el consumo de alcohol en exceso provoca intoxicación por alcohol; En este caso es necesaria la ayuda médica inmediata. Los síntomas son confusión, vómitos, respiración irregular, estupor, piel azul o pálida, hipotermia, convulsiones, etc.

Resaca: ciertos efectos como hipoglucemia, micción frecuente, reacción inflamatoria del sistema inmunitario, vasodilatación, dolor de cabeza, dolores musculares, diarrea, náuseas, vómitos, sed, ojos secos, taquicardia, hipertensión, mayor sensibilidad a la luz y el sonido, ansiedad, ruidos del estado de ánimo, irritabilidad, depresión y fatiga.

Efectos del alcohol a largo plazo en tu salud

El alcohol se difunde en el fuselaje a través del torrente sanguíneo; Desde la boca, se desplaza al hígado, luego al sistema circulatorio, riñón, páncreas, pulmones, estómago y cerebro.

Boca: La boca tiene muchas capas y membranas sensibles; El consumo excesivo de alcohol conduce al cáncer de boca y garganta. Cada 7 a 10 francos bebedores pueden presentar esta condición

Estómago: el alcohol se absorbe rápidamente en la almohadilla del estómago. Algunos factores, como los estómagos vacíos, la falta de proteínas y el consumo de bebidas carbonatadas durante el consumo de alcohol pueden catalizar la interrupción de la almohadilla del estómago y agravar la cantidad de jugos gástricos, formando úlceras pépticas.

Te Recomiendo Leer También  ¿Por Qué Cuando Tomo Alcohol me Duele la Cabeza al Instante? Respuestas

Corazón: el consumo de alcohol puede afectar al corazón, lo que lleva a cardiomiopatía, arritmias, accidentes cerebrovasculares isquémicos e hipertensión. También puede estimular la miocarditis o la inflamación en el músculo cardíaco y aumentar los niveles de colesterol.

Hígado: Siguiendo los efectos sobre el hígado:

  • El alcohol excesivo conduce a la acumulación de grasa en el hígado, lo que resulta en la esteatosis hepática.
  • El alcohol puede causar inflamación del hígado y dar lugar a las venas varicosas y en la ictericia.
  • Fibrosis: el alcohol en el alcohol modifica el tejido normal del hígado para marcar el tejido.

Beber cirrosis: el exceso puede dañar las células del hígado, que no se pueden regenerar. Afecta todo el funcionamiento del hígado al evitar la absorción de alimentos y el desmantelamiento de sustancias tóxicas de la sangre. La cirrosis es fatal y conduce a una función hepática insuficiente, diabetes tipo II, ictericia y cáncer de hígado.

Páncreas: el alcoholismo puede causar pancreatitis aguda y crónica por inflamación del páncreas. También puede reducir la capacidad del páncreas para producir insulina, lo que puede resultar en diabetes.

Riñón: el consumo de alcohol afecta el tratamiento del riñón y el proceso de filtración. El alcohol es diurético y aumenta la formación de orina, dando como resultado la micción frecuente, lo que resulta en deshidratación.

Cerebro: El cerebro sufre mucho daño por el consumo de alcohol. El alcohol llega al cerebro en 30 segundos de consumo. Actúa sobre las células nerviosas y afecta la corteza cerebral, que es responsable del funcionamiento del razonamiento, el pensamiento y la percepción.